TEXTOS
  El Libro de las Cavernas  
 

[Introducción]
[Descripción] [Localización] [] [] [] [] [] [int. 6ª] [] [final]
[Bibliografía]

Descripción

Primera división

En el inicio del texto , dos tiras verticales representan el disco solar y a Ra como dios con cabeza de carnero. Esto es "Ra quién está en el cielo", y su misión es entrar en la oscuridad para defender y proporcionar cuidado a Osiris. Luego, las representaciones de la 1ª división se dividen en cinco registros. El texto separado es un monólogo de Ra dirigiéndose a varios grupos de entidades, que son las representadas en las escenas. Aquí, las tres serpientes protectoras de la caverna de la Duat guardan la entrada de la caverna. En el tercer registro, está Ra enfrente de Osiris con sus manos extendidas hacia él. Vemos a un OSIRIS dentro de su capilla, rodeado por una serpiente protectora, al igual que sus seguidores masculinos y femeninos dentro de sus sarcófagos. En el registro inferior, los enemigos de Osiris se muestran decapitados, aunque todavía guardados por otras tres serpientes. Deben ser castigados en el "lugar de la aniquilación", un antiguo concepto egipcio del infierno, como Ra los condena a la no existencia.

Segunda división

En la 2ª división, Ra debe alcanzar a los diferentes dioses y diosas en sus sarcófagos, guardados por varias serpientes. En el segundo registro Ra se encuentra con varias formas de Osiris y se dirige a ellas. En el tercer o , Ra encuentra a Osiris en un arcón, detrás de ellos cuatro discos y cuatro varas terminadas con cabezas de carnero, y finalmente cuatro pequeños discos y cuatro postes Useru, que aparecen también en el Libro de Puertas. Volvemos a encontrar otras formas de Osiris en el cuarto registro, mientras que en el inferior , aparecen otra vez a los enemigos de Osiris que están atados y decapitados. De nuevo, Ra los condena a la no existencia, enviándolos al lugar de la aniquilación en donde se ejecuta su castigo por los protectores con los cuchillos. Ahora, Osiris es informado por Ra de que accederá a la "caverna donde está Aker".

Tercera división

Por lo tanto, en la tercera división, Ra entra en la caverna que contiene Aker, un dios de la tierra. Aquí, en el primer registro, Osiris se representa como el rey muerto en su sarcófago, guardado por varias serpientes. Después de esta escena encontramos descritas varias figuras con las cabezas del siluro. Son los ayudantes de Aker, y representan las regiones más profundas y más oscuras de la tierra y del agua. Además, Ra también encuentra otras manifestaciones de sí mismo dentro montículos, mientras que en el extremo del registro observamos la capilla divina "en la caverna de Osiris-Jentamentiu".

En el registro central de la tercera división, encontramos inicialmente a Ra de nuevo en su manifestación como El Anciano , inclinado sobre un cetro. Él se dirige a cuatro formas de Osiris como los "señores de la Duat". La escena del centro en este registro representa a Aker como doble esfinge rodeada por los dioses de la Enéada. La escena siguiente parece enfatizar la unidad de Ra y de Osiris, con el cadáver de Osiris en su ataúd, junto con la cabeza de un carnero, y el ojo de Ra también en ataúdes. Rodeando todo esto hay un Ouroboros (serpiente emblemática del antiguo Egipto con la cola en la boca, devorándose a si misma y naciendo de nuevo de sí misma. El Ouroboros representa la unidad de todas las cosas, material y espiritual que nunca desaparece pero que cambia de forma perpetuamente en un ciclo eterno de creación y destrucción. A continuación, Osiris se muestra de nuevo superando a una serpiente como " Tú eres Uno que se convierte en Dos, Tú eres Dos que se convierte en Osiris, el gran cadáver en Occidente".

En el registro inferior de la 3ª división, encontramos de nuevo a los que están en el infierno. En este caso, los "enemigos" están todos en posición invertida y algunos descabezados. Aquí, encontramos por primera vez, a los enemigos femeninos. Ahora los malvados están en la oscuridad del lugar de la aniquilación, y al final del registro, incluso sus Bas están al revés, siendo castigados.

Lo que Osiris ha dicho contra vosotros:

Los Bas de los enemigos de Osiris, caminan cabeza abajo en el lugar de la aniquilación y sus cuerpos son invisibles. Lo que he ordenado ha ocurrido a ellos, a los enemigos de Osiris.

Curiosamente, el cadáver itifálico de Osiris está también aquí, entre los enemigos, pero el disco del sol está sobre él, y una serpiente lo protege.

Cuarta división

La segunda mitad del Libro de las Cavernas comienza con la 4ª división. Inicialmente encontramos una serpiente erguida sobre su cola llamada La Grande en su Vientre, con el disco solar y el dios sol con cabeza de carnero.

Aquí, el texto de la apertura, en columnas verticales, consiste en tres letanías que elogian al dios del sol, exaltando su belleza mientras que ilumina la región de la oscuridad. Ra enfrente de Osiris y sus seguidores hace una serie de promesas. En el registro superior, primero encontramos a Isis y Neftis que levantan el cuerpo de Osiris de forma que pueda resucitar. Esta escena es seguida por otra que representa a Osiris cuidado por sus dos "hijos", Anubis y Horus y después de esto, se le describe como el Toro de Occidente, acompañado por Horus-Mejentienirty, una mangosta (icneumón) que es su hijo.

El segundo registro de la 4ª división comienza con Ra, que una vez más se apoya sobre un cetro, mirando hacia las tres formas de Osiris. A continuación, una escena que representa a Horus y Anubis que protegen el cadáver doble de Osiris, y otra escena donde están de pie en una actitud simbólica de protección de Osiris y de su Ba.

En el registro inferior , encontramos de nuevo a los enemigos en el infierno, que aparecen en posición invertida pero con las cabezas, que esta vez no han sido cortadas. Sin embargo, entre ellos están los "aniquiladores en el lugar de la aniquilación,". En esta escena inicial, el que castiga es Miuti, "el de la forma de gato, de cuyo agarre no hay escape". Nos dicen que allí los cuerpos han sido robados de sus almas, y que no pueden ver ni escuchar a Ra. 

Quinta división

Al principio de la quinta división, Tatenen, las letanías revelan una deidad poco conocida pero importante como un dios de la tierra y el padre de los dioses, que rejuvenece al sol. Las pinturas iniciales retratan a Nut, la diosa del cielo, que levanta al dios sol con cabeza de carnero y al disco solar sobre la palma de sus manos. Está mirando a los tres registros y está rodeada por motivos que representan el curso del sol, incluyendo en un lado un escarabajo que empuja el disco solar, luego un carnero, un disco, una deidad con cabeza de carnero y un niño, mientras que en el otro una serie de cocodrilos empujan la cabeza de un carnero, un escarabajo, un ojo udyat y un disco. Hay también dos serpientes barbudas con cabeza humana, que se alzan a ambos lados de Nut. Sus brazos se estiran hacia los cielos para recibir al niño solar. Aquí, Nut tiene el nombre místico de Shetait, La misteriosa,

El registro superior de la división cinco comienza con Osiris, cuyas manos están extendidas hacia Ra, junto con cuatro serpientes con cabeza humana. En la escena siguiente, encontramos una representación de Tatenen, que está sostenido por los cadáveres de Atum y de Jepri. Después, encontramos dos ataúdes, uno de los cuales encierra las dos manifestaciones de Ra como niño.

En el registro central , inicialmente encontramos representadas cuatro momias con cabeza de halcón que son formas de Horus, que aparece seguido por Anubis en su papel de guardián y un ataúd que contiene el cetro de Atum, que incorpora la energía creativa del dios sol, y por lo tanto "creó la Duat y puso de manifiesto el reino de los muertos". En el extremo de este registro, encontramos a cuatro diosas desconocidas en sarcófagos.

El registro inferior de esta división se abre de nuevo con el antiguo concepto egipcio del infierno, donde una deidad femenina que lleva dos estacas en sus manos castiga a dos prisioneros que están arrodillados ante ella. En las dos escenas siguientes los enemigos son castigados en grandes calderos. Vemos en el primer caldero sus cabezas y corazones (que los egipcios antiguos consideraban más como la mente), y en el segundo encontramos los enemigos decapitados, atados, boca abajo . Dos ureos avivan las llamas debajo de los calderos, que están siendo sostenidos sobre el fuego por los "brazos del lugar de la aniquilación.

Los tres registros de la división cinco son interrumpidos por una imagen de Osiris, representada de nuevo en modo itifálico, junto con su ba simbolizado por un pájaro encima de su cabeza. Una serpiente protectora lo guarda. A medida que los registros continúan, primero encontramos un óvalo que contiene los cuatro "Símbolos de la carne" que se refieren al cadáver de Osiris. Su cadáver ahora es cuidado por la luz y la voz de Ra. Debajo de esto, la diosa Tait saluda al dios sol y a Osiris, que aparece seguido por una escena que representa la cabeza de Ra en su manifestación del carnero que es adorada por Osiris y Horus. Otra caldera, en el registro inferior, contiene la carne, las almas y las sombras de los enemigos de Ra y de Osiris. De nuevo, los brazos del lugar de la aniquilación sostienen la caldera que está siendo calentada por dos diosas.

Debe ser observado que la sombra tuvo connotaciones importantes para los antiguos egipcios. Era considerada como un importante componente del individuo, así como un modo separado de la existencia. Encontramos la mención de sombras sobre todo en textos funerarios tales como estos, con referencias tempranas, apareciendo en los Textos de los Sarcófagos del Primer Período Intermedio y del Reino Medio.

Entre la 5ª y 6ª divisiones, la parte final del Libro de Cavernas, hay un largo texto que consiste en trece letanías que se refieren a la división anterior (5ª). Aquí, Ra se dirige a todas las entidades, incluyendo sus enemigos, representados en la 5ª división . El dios del sol mira sobre su propio cadáver con la intención de efectuar la resurrección de Osiris-Imenrenef, que es " Aquel cuyo nombre está oculto".

Sexta división

La primera escena, en el registro superior de la sexta división, representa al dios funerario, Anubis, cuidando de los cadáveres ("los cuerpos que están en la tierra") en sus sarcófagos, que es seguido por una segunda escena donde Anubis atiende al dios del sol, que en su sarcófago, se representa como carnero con una cabeza de halcón. En la tercera escena, el dios sol, en diversas manifestaciones es ahora vigilado por dos diosas, cada una de las cuales se encuentra de pie sobre los símbolos de la carne. Aquí, está representado con cabeza de carnero, como escarabajo y en su papel como "él de la Duat". En las escenas finales de este registro, Osiris-Orión se inclina sobre un montón que contiene una figura encadenada y decapitada, seguida por un dios que ruega ante un halcón. Osiris aparece representado protegiendo a Horus, su hijo, así como el dios del sol que está dentro de Horus.

En el registro central , encontramos inicialmente una escena que retrata un escarabajo que empuja el disco del sol ante él hacia fuera de "entre las dos cavernas misteriosas del Occidente" (las montañas de la salida del sol). Esta caverna contiene a ambos Osiris y Ra, que son recibidos por cuatro dioses de pie.

Aquí, el texto trata el renacimiento del dios, que es anunciado por el escarabajo. Todavía, incluso ahora, sigue siendo una amenaza final, la gran serpiente que cerca el escarabajo solar. Este obstáculo es superado por los "dos viejos y grandes dioses en la Duat", que cortan la serpiente en pedazos y plantean un maleficio sobre ella. Mientras que esta serpiente parece malévola, otra representada en la tercera escena parece regenerar a Ra, que emerge del montículo en una manifestación de la cabeza de carnero, para sentarse sobre la tumba de Tatenen.

En una cuarta escena, dos sarcófagos conteniendo dioses con cabeza de halcón son encontrados por Ra, mientras que en la escena siguiente, se encuentra con varios dioses sin cabeza. Ra les restaura la cabeza con su energía creativa.

El motivo del registro inferior , seguido constantemente a través del libro de las cavernas, está de nuevo presente en esta parte final de la 6ª división. Una vez más encontramos escenas del castigo en el Lugar de la Aniquilación, donde al principio, las diosas que manejan los cuchillos torturan, las figuras decapitadas con sus cabezas a sus pies y quién los corazones han sido arrancados de sus cuerpos. El texto de acompañamiento también explica que el alma y las sombras de estos enemigos también han sido castigadas. En la segunda escena, encontramos a cuatro enemigos femeninos que son guardadas por dos diosas con cabeza de chacal. Re ha condenado a estos enemigos, de nuevo, al "lugar de la aniquilación, de el cual no hay escape". Después, cuatro enemigos más sin cabeza, arrodillándose son guardados por un dios y una diosa, y finalmente en la última escena, los enemigos cuyas cabezas son lanzadas primero en las profundidades del lugar de la aniquilación, mientras que OSIRIS se levanta del abismo.

Una representación final después de la sexta división del Libro de Cavernas muestra a Ra emergiendo de "dos montículos", que está cada uno protegido por un dios. También encontramos la barca solar, remolcada fuera de la Duat por doce dioses, mientras que siete más se regocijan a cada lado. Mientras que el barco todavía no se manifiesta totalmente, vemos el Ba, el escarabajo y la cabeza de carnero forma de la mañana del dios del sol, y delante de la barca, vemos un escarabajo con cabeza de carnero, junto con el sol como niño. Una representación simbólica de la ruta a través de la Duat, consistiendo en dos triángulos, es mostrada conduciendo a una gran representación del disco del sol. Los triángulos cada uno son mitad negros (la Duat) y mitad azules, representando el agua. En el extremo, finalmente atestiguamos a Ra en el final de su viaje nocturno, entrando en las montañas del este de donde él se levantará una vez más para proporcionar la luz para el mundo vivo.

Enrique Fernández de Córdova

 

 

Volver